Utiliza la curva del maestro para aprender una nueva habilidad ¡Clave para ser constante!

En este post os voy a hablar sobre cómo aprender una nueva habilidad y conseguir la maestría, uno de mis temas favoritos. Eso no quiere decir que sea un maestro, personalmente tengo la tendencia del obsesivo. Como más adelante veremos es una personalidad que hay que evitar para ser un maestro.

Para empezar, explicaré tres tipos de personalidad que nos van a dificultar el camino del maestro y al final explicaré la curva insalvable que hay que pasar cuando queremos aprender una nueva habilidad.

Este post es un resumen de una parte del libro Mastery de George Leonard.

Los tres tipos de personalidad en contra la maestría

Existen tres tipos de personalidad en contra de la maestría. El Dabbler, el Obsesivo y el Hacker. Podemos ser uno en una área y otro en otra.

El Dabbler

El Dabbler es una persona que le encanta empezar nuevos proyectos, nuevos hobbies, nuevas parejas y lo aproxima todo con un enorme entusiasmo. Le encanta la excitación de empezar algo nuevo.

Cuando hace un pequeño progreso esta encantado, lo comparte con sus amigos y su familia. Él no puede esperar para recibir su próxima lección. Hasta que encuentra la primera plateu, el período de tiempo en que no hay resultados pese estar esforzándote, en este punto el 90% de los Dabblers está fuera.

dabbler

Entonces empieza a buscar otro proyecto, otro hobbie, otra carrera y repite el ciclo. Excitación al encontrar un nuevo pasatiempo, decepción al encontrar dificultades y abandono.

El Obsesivo

El Obsesivo aproxima a muerte cada disciplina, quiere el resultado y no le importa cómo conseguirlo. Trabaja y practica más horas, se queda al final de la clase a hablar con el instructor y pregunta que libros leer y que cursos hacer. Empieza obteniendo un gran progreso.

Entonces se encuentra con la plateu y lo encuentra inaceptable. Redobla su esfuerzo y se presiona mucho a si mismo, no escucha los consejos de moderación de sus maestros y se ve tentado a recurrir a atajos para obtener el resultado.

obsesivo

Un ejemplo del obsesivo son los ejecutivos que quieren mantener los ingresos a toda costa pese estar sacrificando el futuro de la compañía.

En el amor el obsesivo trata de hacer que la relación funcione por todos los medios lo que provoca altibajos emocionales y rupturas dolorosas.

El resultado final del obsesivo son periodos de considerable progreso, seguídos de una estrepitosa caída. Cuando el fracaso ocurre es muy posible que el obsesivo sufra daño emocional y lo deje.

El Hacker

El Hacker es distinto de los otros dos, el Hacker no deja la actividad, pero tiene la voluntad de estar en la plateu de forma indefinida. Él es el jugador de tennis que aprende un par de golpes y le bastan para jugar con sus amigos que tampoco saben.

La curva del hacker sería así.

hacker

El Hacker nunca llegaría aprender una nueva habilidad.

Aprender una nueva habilidad. La curva del maestro.

Para progresar en toda disciplina que queramos aprender tenemos que practicar diligentemente. Tendremos que esforzarnos para dominar las nuevas habilidades y conseguir nuevos niveles de competencia.

La curva del maestro esta hecha de pequeños saltos de progreso, seguidos de largos períodos donde practicas sin subir de nivel, la plateu.

aprender una nueva habilidad

Evidentemente expresado de forma simplificada.

Pero, ¿Por qué no podemos subir de nivel constantemente? ¿Por qué no podemos avanzar por la linea de progreso de forma diagonal?

La respuesta está en la mente humana. Nuestro cuerpo debe de conseguir la “memoria muscular” o tenemos que conseguir “re-programar el piloto automático”. Antes de aprender el nuevo movimiento.

El ejemplo del baloncesto:

El jugador de ‘basquet’ tiene que aprender primero a botar la pelota miestras se mueve y tiene que dominar esta habilidad antes de poder centrarse en otras áreas del juego. El aprendiz tendrá que jugar al ‘basquet’ e ir a los entrenamientos hasta que le salga sin pensar.

Una vez se pueda mover con la pelota (primer nivel) no basta con esto, un buen jugador tendría que aprender a botar la pelota sin mirar al suelo, así puede dirigir la atención al resto de jugadores y ver quién esta desmarcado, en un base esto es imprescindible. El jugador pasaría a la segunda plateu.

Ahora el aspirante tiene que desaprender algunos movimientos y volver a pasar por la plateu entrenar y entrenar hasta que se pueda mover con la pelota y al mismo tiempo mirar al frente (segundo nivel).

aprender una nueva habilidad progreso

Han pasado seis meses hasta este punto que nuestro joven base consigue botar y dirigir a su equipo. Dos para aprender a botar y cuatro para hacerlo sin mirar al suelo.

Aún así no puede hacer las dos cosas a la vez y proteger la pelota, sufre más robos de lo habitual. El joven está a punto de entrar en la tercera plateu, tendrá que desaprender parte de lo aprendido, perfeccionar la protección del balón y a la vez la visión panorámica. Al cabo de seis meses lo consigue (tercer nivel)

Para conseguir este nivel de maestría ha pasado un año. El Dabbler y el Obsesivo lo habrían dejado a los tres meses, el Hacker habría aprendido a botar pero nunca a tener una visión panorámica y proteger la pelota.

Aún así, botar la pelota sólo es una parte del juego y para ser un gran jugador de ‘basquet’ hacen falta muchas más habilidades.

Por eso daos cuenta que el camino del maestro es un camino lento. Podéis estar pensando ¿Para qué tanta modestia y recorrer el camino de la maestría, si es tan difícil?

Pues para esto está el resto del libro (Dios adoro este libro). Aunque voy a compartir unos consejos rápidos para aplicar inmediatamente y trataremos el tema en otros post.

Además siempre podéis consultar los post: Creer en ti mismo. Un secreto para superar creencias limitantes. Y Cómo aprender inglés. Aprendizaje como consecuencia.

Cómo aprender una nueva habilidad y ser bueno.

A continuación tres simples tips para sacar partido a lo aprendido y aprender una nueva habilidad.

  1. Frecuencia de entrenamiento. Sin caer en la trampa del obsesivo, cuando más practiques más rápido aprenderás. Tendrías que practicar cada semana. Practicar cada día, genial; practicar tres o cuatro veces por semana, genial. No miraría de hacer menos de una vez por semana. En general es mejor la constancia que hacer mucho una vez y dejar pasar tiempo sin hacer nada, aunque una inmersión de aprendizaje puede ser de ayuda si ya practicas habitualmente.
  2. Date cuenta que la sociedad esta en guerra contra la maestría. Los anuncios te venden esa píldora para perder peso en una semana. Los valores tradicionales de trabajo y esfuerzo se ven remplazados por hacerte famoso de la noche a la mañana en la televisor. En las películas sólo aparece un momento climático de éxito tras otro, todo es fácil, como si la línea de la maestría fuera diagonal. Date cuenta de que en realidad la línea es un período largo de esfuerzo antes del progreso.
  3. Amor a las plateus. En la vida nos dicen de estudiar duro para poder pasar de curso, estudiar duro para ir a la universidad, ir a la universidad para tener un empleo, trabajar para poder pagar la casa, etc. Todo lo que nos dicen de hacer es para obtener algo a cambio, pero no para disfrutar de el entrenamiento en si mismo. Los auténticos maestros, aman el reconocimiento, dinero, fama que pueden tener pero sobretodo aman el arte de practicar en si mismo.

Vamos a resumir el post con esta imagen, puedes descargarla y compartirla.

como aprender una nueva habilidad

Hasta aquí el post de como aprender una nueva habilidad y ser bueno. Podéis leer más sobre el tema de la maestría con este antiguo post: 11 errores comunes hacia la maestría.

Disfrutar del camino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *